Cáncer hepático y tumor desmoide, algunas de las graves enfermedades pediátricas que desembocan en un trasplante multivisceral

El cáncer es un factor de riesgo para los niños y adultos de NUPA. El 5% de nuestros pacientes sometidos a un trasplante multivisceral vienen referidos tras un proceso oncológico que ha dañado su aparato digestivo de forma permanente (cáncer de colon, tumor desmoide, cáncer hepático…). Además, el 10% desarrolla tumores o complicaciones hematooncológicas tras el trasplante. Es por ello, que el equipo de investigación del Doctor Paco Hernández trabaja diariamente en una lucha infatigable para mejorar la calidad de vida de sus pacientes.

En este artículo exponen el caso de un paciente pediátrico de tres años diagnosticado con hepatoblastoma que no respondía al tratamiento tradicional y fue receptor de un trasplante multivisceral (hígado, estómago, duodeno, páncreas, intestino delgado y colon). El resultado del trasplante fue positivo y el paciente presenta autonomía digestiva 24 meses después.

De ahí la propuesta del equipo del Doctor Hernández de valorar el trasplante multivisceral con pacientes diagnosticados de esta patología y que no respondan al tratamiento tradicional.

Enlace al artículo (en inglés)

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.