El deporte, un aliado de las personas trasplantadas

El trasplante de uno o varios órganos es un momento frecuentemente esperado por el cambio que supone en la calidad de vida de la persona trasplantada y su entorno, y por norma general, la espera se hace muy larga. En NUPA se vive esta situación muy cerca diariamente con los niños, sus familias y adultos afectados de fallo intestinal.  Son numerosas las preguntas y dudas que surgen antes, durante y después del trasplante: ¿Voy a seguir viviendo igual? ¿Voy a tener que modificar mis hábitos de vida? ¿Va a cambiar mi calidad de vida? ¿Va a cambiar mi capacidad funcional en mi vida diaria? Una de las dudas que frecuentemente invaden a las familias de NUPA actualmente es ¿Voy a poder realizar actividad física? ¿Mi hijo/a podrá realizar actividad física en el cole? En las siguientes líneas te explicamos todos los detalles que llevan a una conclusión: el deporte, un aliado de las personas trasplantadas.

Desde nuestra experiencia como asesores de entrenamiento y salud nos gustaría aportar nuestro conocimiento, pues probablemente conseguir una respuesta positiva en cualquiera de estas preguntas dependa de la última, ¿Voy a poder realizar actividad física?

El trasplante de un órgano se suele realizar en personas con enfermedades crónicas con el objetivo de aumentar su esperanza de vida y su calidad de vida. Pese a esto, un trasplante de órgano conlleva unas secuelas como puede ser el mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular. A su vez, cualquier intervención de este tipo conlleva unos tiempos de recuperación que pueden afectar a la capacidad funcional de la persona y por consiguiente reducir su calidad de vida. A esto se le suma que tras intervenciones de este tipo se suele administrar ciertas terapias que tienen efectos adversos, como por ejemplo aumentar el catabolismo y disminuir la masa muscular.

Por lo tanto, ¿Puedo realizar actividad física si tengo un trasplante intestinal? ¿Mi hijo podrá hacer actividad física en el cole después de su trasplante multivisceral? La respuesta es clara y esta evidenciada científicamente. La forma física, la fuerza, la masa muscular y la calidad de vida están estrechamente relacionadas y se ha demostrado que son inferiores que en personas sanas, lo que podría conllevar un mayor riesgo para la salud. Investigaciones científicas han demostrado los beneficios que tiene la prescripción de actividad física en trasplantados tanto en su función psicológica, física y social, y por lo tanto, en su salud en general. Esto se debe a que el ejercicio puede contrarrestar los efectos en la fuerza y la masa muscular de cierto tipos de terapias y de largas recuperaciones. A la vez que se obtendrían beneficios en el sistema cardiovascular, pulmonar y locomotor.

Pese a este conocimiento la actividad de esta población está por debajo de los niveles de la población promedio, lo que resulta en un estilo de vida generalmente sedentario e inactivo. Esto ocurre a pesar de que se ha demostrado que un mayor nivel de actividad física está asociado con una disminución de la mortalidad cardiovascular y de todas las causas en los receptores de trasplante renal y mejores resultados como una estancia hospitalaria más corta y un aumento de la supervivencia a corto plazo en receptores de trasplante de pulmón e hígado. Por tanto, el ejercicio físico ayudaría y beneficiaría a los pacientes con nutrición parenteral para evitar o reducir su daño hepático a largo plazo.

Por lo tanto, no sólo se puede sino que se debe realizar actividad física correctamente dosificada y prescrita por un profesional de la actividad física como si de cualquier medicamento se tratara. Nosotros trabajamos junto al equipo médico, de manera que se aúnen fuerzas por y para la mejora de la persona de forma individualizada, con un informe médico que autorice la realización de la actividad física, señalando aquellas limitaciones o restricciones si las hubiese en casos concretos.

¡La actividad física forma parte del tratamiento de las personas trasplantadas! No te olvides de tomarte tu dosis diaria o de darle a tu hijo/a su dosis diaria. En una próxima entrada te daremos todas las recomendaciones a la hora de realizar ejercicio físico en casos de personas trasplantadas.

Autor: Rubén Ruz Ferrer: entrenador en DmoPersonal.

 

BIBLIOGRAFÍA

Sánchez, S. H., Carrero, J. J., López, D. G., Alonso, J. A. H., Alegre, H. M., & Ruiz, J. R. (2016). Forma física y calidad de vida en pacientes trasplantados de riñón: estudio de casos y controles. Medicina Clínica, 146(8), 335-338.

Mathur, S., Janaudis‐Ferreira, T., Wickerson, L., Singer, L. G., Patcai, J., Rozenberg, D., … & High, K. (2014). Meeting report: consensus recommendations for a research agenda in exercise in solid organ transplantation. American Journal of Transplantation, 14(10), 2235-2245.

Painter, P., & Roshanravan, B. (2013). The association of physical activity and physical function with clinical outcomes in adults with chronic kidney disease. Current opinion in nephrology and hypertension, 22(6), 615-623.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *