EMPRESAS CON CORAZÓN

En esta época de crisis, las entidades sociales, entre las que se encuentran las ONG, han sufrido de diferente manera sus consecuencias. Aunque NUPA no se beneficia de financiación pública, que ha caído drásticamente, sí sufre las consecuencias de manera muy directa en tanto que la Administración delega, cada vez en mayor medida, esas funciones sociales que deberían cubrir los organismos públicos.

Ante esta situación surge el problema de la financiación. ¿Cómo desarrollamos proyectos hoy para llegar a cubrir las necesidades sociales que se han generado?,¿podremos continuar con la actividad en el futuro?

En este contexto social tan complejo, las ONG se han profesionalizado y mejorado tanto sus estructuras como su capacidad y alcance, sin embargo, el modelo de financiación de las ONG se ha visto obligado a cambiar. Ya no pueden ser solo los socios económicos o las subvenciones públicas o privadas las que sostengan los proyectos, porque el alcance sería demasiado limitado. A la vista de esta realidad, se plantea la necesidad de modificar también la manera de relacionarse que hasta ahora tenían los distintos actores en la sociedad y es aquí donde cobra importancia la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como punto de encuentro entre la acción social de la empresa y los proyectos que desarrollan las ONG.

Cada vez son más las empresas concienciadas de la responsabilidad y el impacto que sus acciones generan. A través de la acción social, dentro de la RSC, las empresas participan y contribuyen de manera activa y muy positiva en el desarrollo de la sociedad. La forma en la que las empresas articulan su acción social es diferente en cada caso, pero siempre responde a una estrategia de la que también se beneficia, por lo que debería integrarse dentro de la propia actividad empresarial.

Además de los conocidos beneficios fiscales, las empresas son cada vez más conscientes de que la imagen y la reputación puede traducirse en beneficios económicos o pérdidas, según se gestione este punto. Están muy equivocados los que aún consideran que la RSC supone un coste ya que orientada correctamente puede ser muy beneficiosa para la propia empresa que a ojos de clientes, inversores, trabajadores y la sociedad en general, se posiciona mejor y mejora en cuanto a criterios de compra, inversión, motivación, sentimiento de pertenencia, entre otros.

Desde NUPA somos muy conscientes de la importancia que tiene la relación transparente entre empresa, ONG y del beneficio mutuo que esta debe entrañar. Por eso hemos incorporado a la familia de NUPA empresas con las que sumar energías, compartir retos, estrategias y fortalezas con el fin de hacer posibles más proyectos.

Pretendemos seguir sumando miembros a nuestra familia y queríamos dar las gracias de corazón a las empresas amigas que ya han sumado su energía, confianza y esfuerzo para que NUPA siga latiendo. A Signo editores, Grupo Olloqui, Transgesa, LaMucca, CanMaru, TheBoss… por cumplir ya un año  a nuestra lado, trabajando día a día por un mundo mejor. ¡GRACIAS!

María Dolores Abenza

Asistente de RSC y gestión

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *