HOGARES DE ACOGIDA: UNA PUERTA ABIERTA A LA ESPERANZA

Dos pisos. Sencillos, humildes. Con algunos muebles básicos y los utensilios imprescindibles para poder vivir. Dos pisos con muchas historias de superación entre sus paredes, de las que cuelgan algunos cuadros con fotos de niños que sonríen, que luchan. Dos viviendas que abren sus puertas a más de 300 familias de toda España para brindarles apoyo y esperanza. Se trata de los Hogares de Acogida, de uno de los servicios que Nupa ofrece a las familias con fallo intestinal, nutrición parenteral y trasplante multivisceral.

En Madrid se encuentra el Hospital Universitario La Paz, centro de referencia nacional para casos de fallo intestinal. Para las familias desplazadas en Madrid es un grave problema encontrar alojamiento si tienes a tu hijo ingresado en el hospital y debes atenderle durante todo el día.

Muchas familias no tienen recursos económicos para sufragar estancias largas y muy frecuentes. El coste del alojamiento en las inmediaciones del hospital es superior a 40 € por noche (incremento de gasto en la economía familiar de 1200 euros al mes sólo en estancia nocturna). Esta situación de angustia y preocupación a menudo se ve afectada, además, por las pérdidas de puestos de trabajo de los cuidadores, el incremento en los gastos familiares, pues se requieren cuidadores para los otros hijos, bajas laborales de larga prevalencia, etc.

No existen ayudas públicas que protejan el importante impacto económico que supone para estas familias la enfermedad crónica de sus hijos. Nupa proporciona alojamiento durante los ingresos, que suelen ser recurrentes y prolongados. Lo que también supone un espacio para poder alimentarse, asearse, lavar su ropa, guardar sus enseres, y convivir con otras familias en situaciones similares.

“Los hogares de acogida suponen para nuestras familias de Nupa mucho más que la oportunidad de tener un hogar lejos de su ciudad de origen. A la tranquilidad y la confianza de tener un espacio íntimo, de desconexión y desahogo, se suma la sensación de confianza y la amistad que se genera entre aquellas personas que comparten una misma realidad y que, de cara a sus próximos meses, se focalizara en una vida que nunca se habían planteado hasta ese momento”, explica Alba R. Santos, directora de Nupa.

El apoyo emocional y social de personas con la misma situación clínica, la tranquilidad de saber que tienen sus necesidades más básicas cubiertas y el derecho al descanso suponen un compromiso de la asociación para que las familias víctimas de una enfermedad de baja prevalencia se sientan apoyadas por la sociedad que les rodea, en los momentos más duros de sus vidas. Concretamente, NUPA, corre con los siguientes gastos:

  • Alquiler del piso de acogida.
  • Pago de gastos de mantenimiento.
  • Gastos de gestión y organización de la vivienda.
  • Enseres del piso (sábanas, mantas, toallas, útiles de cocina).
  • Productos básicos de alimentación, higiene y limpieza.

“Siempre supimos que era un proyecto necesario, pero ambicioso. Para una entidad humilde y joven, hacer frente a los gastos que supone un alquiler y mantenimiento mensual de dos viviendas era un sueño.” – indica Alba – “Hoy es un sueño cumplido y compartido con las más de 300 familias que han disfrutado de nuestros hogares de acogida”, continua la directora de la Asociación.

Una vez más, el respaldo de entidades privadas a través de subvenciones, premios, programas de Responsabilidad Social Corporativa, etc., resulta clave para sostener este y otros servicios que Nupa ofrece a sus asociados.

“Con el apoyo de la Fundación Olloqui y de la Fundación Inocente Inocente más de 75 familias, cada año, tienen un hogar a pocos minutos de La Paz. Y la certeza de que aquí les esperamos siempre con los brazos abiertos”, afirma la directora de Nupa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *