¿Quién es Ali Alcolea?

¿QUIÉN ES ALI ALCOLEA?

Una entrevista de Alba R. Santos

Entre sus muchas virtudes, hay una que sobresale por encima de todas: su capacidad de transmitir alegría. Y su forma, ilimitada, de entregarse. En esto, coincidimos todos. Ella es el último “regalo” que han recibido los pacientes de la Unidad pediátrica de Rehabilitación Intestinal y Trasplante Intestinal del Hospital La Paz. Tras su paso hace seis años por nuestro servicio referente, la Dra. Alcolea ha seguido formándose incansable por distintas Unidades dentro del Hospital La Paz. Ahora, cuatro años después de aquel punto y seguido en su primera etapa en la Pediatría 1 del Hospital La Paz, con un currículum lleno de experiencias enriquecedoras y aprendizajes en Urgencias, en la Unidad de Neumología y en guardias en distintas especialidades, vuelve para quedarse. ¡Y nosotros, no podemos estar más agradecidos de tanta profesionalidad y compromiso!

Dice la Doctora Esther Ramos, jefa de sección de la Unidad de Rehabilitación Intestinal y Trasplante que Alida Alcolea “Ali, como la llamamos entre nosotros, es la mejor compañía en la que uno quisiera afrontar una nueva etapa profesional. A partir de este mes de enero, una de las dos estará siempre en el Hospital, al servicio del paciente con fallo intestinal o trasplante. Ali es un derroche de energía, de alegría, de entusiasmo. Es empática, sensible, cercana, trabajadora. Es una mujer que transmite desde los primeros contactos todo lo bueno que puede aportar, y creo que encaja perfectamente con el espíritu de la nueva estructura de la Unidad ya que, como sabéis, ha vivido algunos cambios organizativos que prometen redundar en beneficio del paciente. Un equipo especializado y centrado en el fracaso intestinal que conjugará la experiencia a través de las personas que, como es mi caso o el excelente equipo de cirujanos llevamos años trabajando por estos niños… y las nuevas incorporaciones, tanto de Ali Alcolea que es ya mi brazo derecho, como la inestimable ayuda de gente más joven que de momento estarán a tiempo parcial pero con la certeza de que nuestra unidad seguirá creciendo en un futuro”. La doctora Esther Ramos no puede ocultar su entusiasmo por la incorporación a su equipo de “una mujer que tiene mucho que aportar desde el punto de vista científico, pero también desde el lado más humano”. Y que los pacientes de NUPA tendréis a vuestra disposición de forma permanente desde ahora.

 

Ali tiene el don de convertir todas las oportunidades en un diamante en bruto. Ella lo exprime todo. Lo disfruta todo. Todo lo aprende. Es incapaz de elegir una experiencia profesional, porque todas le resultan gratificantes en su periplo por La Paz… “Mi último año de residencia me especialicé en Gastroenterología. Me formé con el Dr. Gerardo Prieto y siempre podré hablar de su leyenda! Al terminar trabajé durante 4 años en el Servicio de Urgencias. Una época fundamental en mi formación, mucho aprendizaje y mucha adrenalina de esa que luego se echa de menos. Simultáneamente pasaba la consulta de digestivo algunas tardes a la semana en un hospital privado. Después me ofrecieron unirme al equipo de Neumología también en La Paz. Con ellos estuve un año y medio muy intenso y productivo. Durante estos casi seis años no he dejado de hacer guardias en la planta de hospitalización y he podido mantener el contacto con los niños de rehabilitación intestinal. Ahora ya vuelvo al punto de partida de forma completa y para quedarme”.

Pese a sus jornadas maratonianas, Ali no exagera cuando dice que es “alegre y optimista, bastante trabajadora pero muy muy cabezota”. Es indudable, su capacidad de trabajo, su exigencia consigo misma, su empatía y sus ganas de mejorar son su mejor carta de presentación. Dice que desde pequeña tuvo claro que ella quería ser médico de niños. “Con cinco o seis años mi hermana mayor me comentó un día, que si me gustaban tanto los bebés y los médicos, estaría bien ser médico de niños. No me debió de parecer mala idea. Luego rápido me di cuenta que me gustaban las heridas y los vómitos”, y desde que arrancó, ya no ha parado. Ahora recorre el hospital con la tesis del Dr. Paco Hernández bajo el brazo, “estudio para una ponencia en París, sobre los distintos tipos de trasplante intestinal y los condicionantes de incluir o no el bazo”… No descansa. Come poco. Madruga mucho. Pero la sonrisa nunca se le agota.

Háblame de dos pacientes que nunca vas a olvidar…

Un adolescente de 14 años con fibrosis quística, candidato a trasplante pulmonar y amante de las salchichas, que estuvo ingresado en Neumología meses antes de que llegara su oportunidad. Fue mucho tiempo para conocernos.

Y otro niño que ahora tiene dos años y medio con varias patologías que conocí desde bebé. Su problema respiratorio le condicionaba la mayor parte de los ingresos, coincidíamos a menudo y nos encariñamos pronto. He podido vivir y celebrar muy cerca su mejoría clínica. Enloquecí cuando su madre me mandó un vídeo en el que decía mi nombre.

Un día en el Hospital La Paz que fuera especial para ti…

Sin duda el día que llamaron ofertando los pulmones del adolescente que os he contado, después de mucho tiempo de ingreso y muchas complicaciones. Algunos del equipo estábamos juntos en un curso y el resto de compañeros en el teléfono sin querer colgar para no perderse nada. Mi jefa de entonces, la Doctora Barrio era la que exponía la charla cuando llamaron y fue tanta la emoción de todos, que ella de lejos sabía que se trataba de la llegada del órgano. Esa noche de trasplante fue una gran noche.

Y si te digo que me cites a dos médicos importantes para ti… 

¿Solo dos? La Paz está llena de compañer@s y amig@s importantes para mí y para muchos pacientes. Gente que admiro mucho y de los que se aprende todos los días. La lista es muy larga. En cada servicio donde he estado he tenido un modelo en el que fijarme. En la Urgencia, la Dra. De Ceano-Vivas, de ella aprendí actitudes y aptitudes más importantes que los conocimientos médicos. En Neumología, la Dra. Barrio que es la humanización de la sanidad personificada y en Gastro, por supuesto, la Doctora Ramos, una luchadora nata con carácter que luego se emociona como nadie cuando las cosas se complican. Las tres son prototipos de mujeres trabajadoras y madres de familia que se desviven por su pacientes durante las 24 horas del día.

Y lejos del hospital. Cierra los ojos… y descríbeme un momento de tu vida en el que fueras muy feliz.

Cuando pude coger en brazos a mi hijo mayor por primera vez. Nació con un problema respiratorio agudo y tuvo que ingresar en Intensivos Neonatales. Tardé más de lo esperado en poder cogerlo y recuerdo ese ratito muy emocionante.

Cómo le cuentas a tus hijos cómo es tu día a día… por qué mamá sale temprano y llega tarde.  

Como si fuera un cuento… Con otros niños como protagonistas. Me preguntan detalles, nombres, edades, si se portan bien o no durante alguna prueba y me recomiendan que sus papás les compren premios después. Luego pasan los días, se acuerdan de las historias y me preguntan por esos niños. Tenemos el cuento “Aquí dentro hay un secreto para héroes”, NUPA me dio la idea.

¿Qué te motivó para querer trabajar en la Unidad de Rehabilitación Intestinal y Trasplante?

Los niños y sus historias médicas. Son pacientes crónicos con muchas opciones de mejora que crecen delante de ti. Por la épica del trasplante, como lo describe el Doctor Hernández, que supone el arte de reparar lo dañado y el trabajo en equipo entre médicos y cirujanos. Y por las ganas de implicarme con todo ello.

¿Qué es lo que crees que nunca le puede faltar a un buen médico?

Me acuerdo mucho de un dicho que leí una vez: Un sabio médico dijo “La mejor medicina es el amor y los cuidados”. Alguien preguntó “¿y si no funciona?”. El médico respondió “aumente la dosis”. Aun así pienso que cuando ya no puedes aumentar la dosis, todavía te queda el trasplante.

En tu opinión, ¿qué es lo más importante que puede aportar una asociación de pacientes como NUPA?

En esas siglas falta la letra E de esperanza!! En forma de ayuda de todo tipo, la búsqueda de los intereses de los niños, mucho apoyo y unión de iguales. NUPA hace más fácil el camino que muchas familias tienen que vivir. Mucho tiempo de hospitalización, alejados de casa y de la familia y amigos y muchas veces dejando a otros hijos durante largos periodos de tiempo. Para poder hacer la vida de tu hijo lo más bonita posible los padres tienen que estar lo mejor posible. Una asociación de pacientes también se preocupa del bienestar del cuidador y de todas la circunstancias que rodean su situación.

Cuéntame alguna anécdota, momento, situación qué te haya tocado vivir con NUPA cerca de ti…

Hace mucho tiempo ya. La primera vez que vi a la todoterreno de su directora, sin saber de quién se trataba por aquel entonces, entrar y salir de varias habitaciones, saludar a familias y hablar con personas del equipo. Pensé quién será esa chica que parece que rellena el ambiente de P1 de cosas positivas…Y no me equivocaba. Ahora ya nos vemos varias veces a la semana.

Se aprende más… ¿de los éxitos o de los fracasos?

Difícil pregunta, de todo se aprende. Los éxitos de un médico son las victorias de sus pacientes. Cada fracaso representa una oportunidad de mejorar.

El día que te jubiles, ¿qué te gustaría que tus pacientes recordasen de ti?

Que me entregue de todas las formas posibles con las que un médico puede entregarse a su paciente y que encima se multiplican si su paciente es un niño.

El Doctor Gerardo Prieto, el Jefe –como le llama Ali, incluso tras su jubilación el pasado mes de abril en recuerdo a aquella etapa en la que tuvo oportunidad de aprender a su lado-, habla de ella con todo el cariño que merece.

“Es una profesional bien formada en Pediatría y Gastroenterología. Tras su residencia en el año 2012, y desde hace varios meses realiza guardias de trasplante intestinal y actualmente está integrada a tiempo completo en la Unidad de Rehabilitación Intestinal y Trasplante. Ali es una profesional muy motivada, responsable, cumplidora y estudiosa, pero que destaca, sobre todo, por su entusiasmo, interés y compromiso y por la alegría, cariño y empatía en su relación con los pacientes. Creo que su integración en la Unidad va a resultar muy provechosa para todos.”. Sin duda un gran fichaje que desde ya, reparte profesionalidad, confianza y entrega a todos los pacientes y equipos que comparten con ella el día a día en la Planta de Pediatría 1.  ¡Qué felices estamos de contar contigo! ¡Por muchas cosas bonitas a tu lado siempre, Ali!


CUESTIONARIO DEL QUIÉN ES QUIÉN

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.